miércoles, 4 de mayo de 2016

Catalunya, capítulo 11º. La costa catalana en invierno: Tossa de Mar, Parc del Garraf y Sitges

Principios de enero de 2016, un invierno muy clemente en Catalunya, con temperaturas a mediodía y primeras horas de la tarde cercanas a los 20º. Mi novia francesa me visitó el segundo fin de semana de enero y, juntos , visitamos dos de las más hermosas poblaciones de la Costa Catalana: Tossa de Mar y Sitges y, de paso, el Parc Natural del Garraf. El sábado 9 de enero recorrimos la preciosa ciudad de Tossa de Mar, muy tranquila en invierno. Para llegar a ella desde Barcelona hemos de coger la autopista AP-7 hasta la salida 9B, ahí cogemos la autovía C-35 y salimos de ella para coger la GI-681 que nos llevará directos a Tossa de Mar, quizás la más hermosa población de la Costa Brava.  Dejamos el coche en el aparcamiento que hay en la estación de autobuses y seguimos a pie paseando por las calles de esta bonita ciudad y, al poco rato, nos encontramos con esta pequeña iglesia; La Mare de Déu dels Socors, una capilla con un centenar de años de antigüedad.


El interior de esta pequeña pero bonita iglesia.


Seguimos paseando por Tossa de Mar, disfrutando de sus calles llenas de encanto y, en esa época del año, muy tranquilas, el mejor momento para disfrutar de esta bonita ciudad, sin aglomeraciones de miles de personas de todo el mundo que quieren recorrer los hermosos paisajes de la Costa Brava Catalana. Una típica calle del centro de Tossa de Mar, el Carrer del Portal.


Aún así nos encontramos con turistas, la mayoría franceses, desde que el AVE, el tren de alta velocidad, nos enlaza con Francia, el número de visitantes del país vecino se ha disparado pero, aún así, en invierno las calles del centro de Tossa de Mar son muy tranquilas. 


A mediodía del sábado 9 de diciembre de este año hicimos un buen almuerzo en un típico restaurante de Tossa de Mar.



Tras ese almuerzo, a base de pescado fresco, nos fuimos a la magnífica playa de Tossa de Mar. Una vista de esta preciosa playa con la ciudad antigua en lo alto de una colina, una ciudad con 2.000 años de antigüedad.


Otra vista de la magnífica playa de Tossa de Mar.


Subimos por el camino que nos conducía a la ciudad vieja de Tossa de Mar, eso nos permitió gozar de hermosas vistas panorámicas de esta hermosa ciudad.



Llegamos a la entrada de la "Old City" justo cuando se ponía el Sol.


Seguimos adelante, disfrutando de los hermosos paisajes de Tossa de Mar. Otra vista de Tossa de Mar desde la ciudad antigua. Una posición fácil de defender, situada en lo alto de una colina, rodeada por el mar en tres lados y con un acceso por tierra complicado, su conquista no era ninguna "fiesta campestre", tal como pudo comprobar hace un par de siglos un general francés del que os hablaré un poco más adelante.


Y otra vista de la magnífica Costa Brava desde Tossa de Mar.


Una puesta de Sol sobre el azul Mediterráneo desde la Ciudad Vieja de Tossa de Mar.


La ciudad vieja de Tossa de Mar nos deparó preciosos lugares con muchos siglos de antigüedad, conocida en la época romana con el nombre de Turissa.


Esta ciudad sufrió un asedio del Ejercito Francés a principios del siglo XIX. Os dejo este enlace a las memorias de un general francés, Saint-Cyr, muy interesante su relato.
La Guerra de Independencia Española, memorias del general Saint-Cyr

Tras ese paseo por la Ciudad Vieja de Tossa de Mar nos fuimos a su Paseo Marítimo, muy tranquilo en invierno, todo lo contrario que en verano, abarrotado de miles de visitantes.



Tras ese recorrido por Tossa de Mar fuimos al mirador que hay un par de km al norte de Tossa de Mar por la carretera GI-682 en dirección a Sant Feliu de Guixols, desde allí contemplamos un hermoso anochecer. Dejo tres fotografías realizadas desde ese lugar entre las 17:30 y las 18:30 del sábado 9 de enero de este año, ¡romántico lugar! ¿verdad?.





Naturalmente, como pocos días antes había sido la festividad de Reyes, intercambiamos regalos, yo le regalé unos pendientes a juego con el anilllo que le regalé en Navidad y ella un precioso catalejo, de bronce envejecido, con el primer cuerpo recubierto de cuero, en una caja de madera de roble con tapa de cristal, el objetivo del catalejo es de 40 mm de diámetro y calculo que debe tener unos 20 aumentos, perfecto para alguien amante del mar y los barcos como soy yo, y también es ella.


El link a la web de tuiísmo de Tossa de Mar.

Un plano de esta preciosa ciudad de la Costa Brava Catalana.


Y un vídeo dedicado a esta hermosa ciudad.


El enlace a youube.

Al día siguiente, el domingo 10 de enero, nos fuimos al Sur de Barcelona, el Parc del Garraf y Sitges. Para acceder al Parc del Garraf desde Barcelona hay que coger la autopista C-32 y,  a la altura de Les Botigues de Sitges, salir de ella y continuar por la carretera C-31, a la altura de Port Ginesta hay un desvío a la derecha que primero nos lleva a la urbanización Rat Penat, atravesamos la urbanización y seguimos las indicaciones que nos dirigen al Parc del Garraf, la carretera es estrecha, llena de curvas muy cerradas, pero en buen estado. Esta carretera, más bien una pista de montaña asfaltada, nos llevará al Punto de Información del Parc del Garraf, ubicado en la Masia La Pleta, pero un par de km antes de llegar a La Pleta nos encontraremos con que a la izquierda hay un camino, dejamos el coche ahí y seguimos ahí, a nuestra derecha tendremos una residencia canina llamada Canopolis, no nos preocupemos por los ladridos pues siguiendo este camino hasta el final disfrutaremos de una preciosa panorámica. Algunas vistas desde este "mirador no oficial", en primer lugar Port Ginesta, el mayor puerto deportivo de Europa.


Otra preciosa vista desde este lugar: Castelldefels, una bonita playa de varios km de longitud, aunque con algunos inconvenientes: muy masificada (está muy cerca de Barcelona) y la arena es muy fina, difícil de sacar de encima.


Otra vista desde ese mirador improvisado, el Parc del Garraf con el Punto de Información de la Masia la Pleta en el centro de la fotografía.


Y la Masia la Pleta, se haya el Punt d'Informació del Parc del Garraf.


Desde ahí pudimos contemplar una bonita panorámica del Mar Mediterráneo.


Seguimos adelante, por la carretera C-31, llena de curvas pues bordea una costa accidentada pero en muy buen estado y llegamos a la pequeña ciudad de Garraf, una vista de su playa.


Y, dado que mi novia francesa y yo somos unos grandes amantes del mar y los barcos, no pudimos pasar por alto el puerto deportivo de Garraf, con un visitante inesperado, un lindo gatito.


Seguimos adelante por la C-31, una preciosa carretera que nos deparó hermosos parajes de la costa del Garraf.


Dejo el enlace a la página web del Parc del Garraf.

Un mapa del Garraf.


Y un buen vídeo de este hermoso lugar.


El enlace a youtube.

Y así llegamos a Sitges, una vista de esta bonita ciudad de la costa catalana desde un mirador ubicado en la C-31.


Paseamos por esta preciosa ciudad, también muy antigua, hay vestigios de un poblado íbero del siglo IV A.C, primero por su centro.


Llegamos al Paseo Marítimo de Sitges, con palmeras y preciosos edificios y una estatua dedicada a un gran artista, "El Greco".
  
                                                                            
Y siguiendo el Paseo Marítimo de Sitges llegamos a la bonita iglesia de Sant Bartomeu i Santa Tecla, construida en la segunda mitad del siglo XVII.                                                                                                                                                                                                                         
                                                                                                                                                                   
En lo alto de la escalinata que nos conduce a esta iglesia hay un mirador que nos permite disfrutar de `preciosas vistas de Sitges. Una vista en dirección sur, podemos ver varias de sus playas separadas por espigones: La Fragata, La Ribera, La Bassa Rodona...
                                                                                                                                                               

Y ahora una vista en dirección norte, con la Platja de Sant Sebastià, como podéis ver hacía mucho viento, el mar estaba encrespado.

                               
Seguimos adelante y llegamos al Palau Maricel, un precioso edificio de principios del siglo XX, hoy en día un museo gestionado por la Diputación de Barcelona.


Estaba cerrado, normal en un domingo de principios de invierno, pero siguiendo adelante pudimos disfrutar de una bonita vista de este palacio con la puesta de Sol.


Seguimos adelante en esa preciosa tarde del  10 de enero y disfrutamos de otra preciosa vista de la hermosa ciudad de Sitges: la Platja de Sant Sebastià.


Volvimos al centro de esta hermosa ciudad y nos detuvimos frente al edificio en el que está su gobierno municipal.


Y desde la plaza en donde se halla el ayuntamiento bonita ciudad disfrutamos de una vista del campanario de la Iglesia de Sant Bartomeu i Santa Tecla.



Una típica calle del centro de Sitges.



Y las murallas medievales que protegían su casco antiguo.



Volvimos al mirador de la iglesia de Sant Bartoneu i Santa Tecla para gozar de una preciosa vista de Sitges, una hermosa puesta de Sol.




 Una vista de esta bonita playa a la puesta de Sol.


Y poco más tarde disfrutamos de la iluminación ornamental de Sitges.


Dejo este plano de Sitges.



El enlace a la página web de esta hermosa población de Catalunya.
Visit Sitges, página web

Y un precioso vídeo dedicado a esta hermosa ciudad de Catalunya.



El enlace a youtube.

Como de costumbre, al final de mi artículo, os dejo un vídeo de una magnifica banda de mi tierra : Cola Jet Set  con el tema que da título a su último álbum, "El fin del mundo". El guitarra solista es un compañero de trabajo y un amigo.


El enlace a youtube.

No hay comentarios:

Publicar un comentario