jueves, 11 de septiembre de 2014

11 de septiembre de 1714, la caída de Barcelona

El 11 de septiembre de 1714, hoy hace 300 años, la ciudad de Barcelona, tras soportar un largo asedio que duró más de un año, del 25 de julio de 1713 al 11 de septiembre de 1714, cayo en manos del ejercito borbónico. Fue el epilogo de la Guerra de Sucesión Española, una guerra que durante trece largos años complico a la mayoría de las potencias Europeas. También significo el fin de la España federal y su conversión en un estado centralista y absolutista.

El sitio de Barcelona, cuadro de época

La Guerra de Sucesión Española se produjo debido a que el último Rey de España de la dinastía de los Habsburgo, Carlos II, descendiente directo del Rey Carlos I de España que además fue Carlos V, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, no tuvo descendencia.

Eso produjo ambiciones en las demás potencias europeas que estaban ansiosas por poner sus manos en el Imperio Español que, aunque en decadencia, todavía dominaba grandes zonas de Europa: el sur de Italia, el Milanesado, Flandes (la actual Belgica) y, sobre todo, las colonias en América.

Europa a finales del siglo XVII, antes de la Guerra de Sucesión Española

El Rey Carlos II dictó un primer testamento en el que hizo heredero del trono español al Archiduque Carlos de Austria. Pero unos pocos meses más tarde cambio de decisión y decidió que su heredero sería Felipe de Borbón, Duque de Anjou y nieto del Rey de Francia Luis XIV.

Eso provoco las suspicacias de las otras potencias europeas, en especial de Gran Bretaña, Austria y Holanda. Se agravo aún más la situación cuando se supo que el Rey de Francia le dijo a su nieto: "tienes que ser un buen rey para España, pero jamás debes olvidar que has nacido francés, por tanto debes conservar ese sentimiento y procurar la unión de Francia y España".

Inmediatamente las demás potencias europeas se aliaron para combatir una unión entre Francia y España que amenazaba con convertirse en la potencia dominante del mundo. También estaban las ansias de poder apoderarse de algunos de los territorios que dominaba España, en especial las colonias de América.

La Guerra de Sucesión Española, toma de posiciones

En España el Reino de Castilla apoyo al pretendiente francés Felipe de Anjou que fue aclamado por la multitud cuando llego a Madrid. Por el contrario los territorios que formaban parte de la Corona de Aragón apoyaron al Archiduque Carlos, temían, y con razón, que un borbón instaurara un estado centralista y con un rey absolutista, tal como era Francia.

Todas las potencias europeas se posicionaron. Gran Bretaña, junto con Austria y Holanda a favor del pretendiente de los Habsburgo. Francia, naturalmente, apoyo al borbón. Fue una autentica guerra mundial que duro trece largos años.

La Guerra de Sucesión en España.

Hubo sangrientas batallas por toda Europa, tanto terrestres como navales. Los británicos, con su poderío naval, consiguieron adueñarse de Menorca y la conservaron durante medio siglo, eso les daba el dominio del Medíterraneo Occidental. Más importante fue la toma de Gibraltar el 4 de agosto de 1704, con ello controlaban el paso del Mar Mediterraneo al Océano Atlántico.

Combate naval entre la flota británica y la española por el dominio del Peñón de Gibraltar


El Reino Unido de la Gran Bretaña y el Norte de Irlanda sigue dominando Gibraltar, una situación anómala en Europa. No parece que estén dispuestos a renunciar a esa colonia, aunque lo mismo podría decirse de Ceuta y Melilla, en el África del Norte, posesiones españolas.

Un buque de linea británico de 64 cañones llegando a Gibraltar a mediados del siglo XVIII

Entre las batallas terrestres puede que la más decisiva fuera la de Denain, en Francia, el 24 de julio de 1712. En ella el ejercito francés derroto al ejercito austriaco. Tras esa derrota de los ejércitos aliados empezaron las conversaciones de paz.

Batalla de Denain, cuadro de época

El 11 de abril de 1713 se firmó el Tratado de Utrecht. Con ello se puso fin al conflicto europeo. Así quedo Europa tras ese tratado.

Europa tras la Guerra de Sucesión Española

Sin embargo la guerra en España siguió. Abandonados por sus aliados europeos los catalanes decidieron resistir a toda costa, eso desemboco en el sitio de Barcelona entre el 25 de julio de 1713 y el 11 de septiembre de 1714. Naturalmente no tenían ninguna posibilidad y al final Barcelona cayo en manos de las tropas borbónicas el 11 de septiembre de 1714, tras más de un año de asedio.


Plano del sitio de Barcelona, julio 1713 - septiembre 1714

La Guerra de Sucesión Española supuso que España pasara de ser un estado federal a ser un estado centralista. Hasta entonces los Reyes de España tenían que respetar las decisiones de los diferentes parlamentos, no estaban por encima de la ley. Tras ese conflicto España se convirtió en un estado centralista y absolutista, siguiendo el modelo de Francia.

El estado moderno que más se asemeja a la España de los siglos XV al XVII es Estados Unidos. Cada uno de los 50 estados de los USA tienen una amplia autonomía. Las leyes pueden ser diferentes de un estado a otro y de hecho lo son. El gobernador del estado, elegido por los ciudadanos de ese estado, tiene una libertad de acción que ningún otro estado perteneciente a una federación es capaz de igualar, incluso tiene su propio ejercito, la Guardia Nacional, que puede movilizar el gobernador del estado sin autorización del presidente de los USA.

En estos últimos años el tema de la posible independencia de Catalunya esta de plena actualidad. Manifestaciones a favor de la independencia con participación de más de un millón de personas, una proporción muy importante de la población total de Catalunya, que es de unos siete millones de habitantes. Una de las más impresionantes fue la "Vía catalana" del 11 de septiembre de 2013. Una cadena humana de 400 km de longitud que atravesó toda Catalunya desde la frontera con Francia hasta los limites de la Comunitat Autonoma de Valencia. Las cifras varían mucho según las fuentes, desde unos pocos cientos de miles hasta casi dos millones, he realizado algunos cálculos sencillos utilizando el sentido común. Una persona con los brazos totalmente extendidos hacia los lados ocupa casi dos metros, por lo que doscientas mil personas bastarían para realizar esta cadena, pero en muchos puntos la cadena era doble, triple, múltiple o incluso multitudinaria, por tanto, calculando por lo bajo, la cifra debe de ser de al menos un millón de participantes. Sin embargo la manifestación españolista del 12 de octubre del mismo año solo congregó entre 50000 y 100000 personas, o sea una décima parte de las que congregó la manifestación independentista.


Una imagen de la "Vía catalana" en el puerto de montaña del Ordal, a unos 30 km de Barcelona

El 9 de noviembre de 2014 se realizó una consulta entre los ciudadanos de Catalunya para averiguar cual era su opinión acerca de la independencia. Fue una consulta sin ningún significado legal, algo así como una recogida de firmas y se realizó a pesar de todos los obstáculos que puso el gobierno de España. Muchos han criticado el modo en que se hizo esta consulta y la han calificado de "pucherazo", algo de razón tienen. El hecho de que Oriol Junqueres, presidente del partido "Esquerra Republicana" presidiera una de las mesas, el hecho de que participaran jóvenes de 16 a 18 años que legalmente no podían votar, el hecho de que pudieran votar extranjeros empadronados en Catalunya, etc, son buenos motivos para no sentir demasiada confianza en los resultados de esa consulta. Pero los que más se quejan de que esa consulta no se haya realizado de forma correcta fueron los primeros en poner trabas a que se hiciera de forma legal, por tanto su protesta me parece, cuanto menos, hipócrita. Además esta el hecho de que esa consulta, sin ninguna validez legal, realizada en un domingo lluvioso, teniendo que hacer colas que podían durar más de media hora, congregó a cerca de dos millones y medio de personas, de las cuales casi dos millones votaron a favor de la independencia, creo que no hace falta añadir más.


Una larga fila de personas esperando para votar en la consulta del 9 N en el Palau Robert de Barcelona

¿Que sucederá finalmente? no creo que nadie lo sepa. Creo que todos sabéis lo que opino del nacionalismo, junto a la religión ha sido el causante de algunas de las mayores matanzas de la historia. Recordad la II Guerra Mundial, la desintegración de Yugoslavia, las Cruzadas, la "Guerra Santa" de los extremistas islámicos...Sin embargo creo firmemente en la democracia y la máxima expresión de la democracia es que los ciudadanos puedan votar para escoger el rumbo que va a tomar su tierra, por tanto debería hacerse un verdadero referéndum en Catalunya para que así se pueda conocer con exactitud lo que opinan sus ciudadanos. La prensa internacional ha seguido ese proceso con gran atención, hubo tantos periodistas de todo el mundo en esta consulta y siguiendo los meses previos como los que hubo en el referéndum para la independencia de Escocia.


Portadas de algunos de los más prestigiosos periódicos internacionales

Y a los que piensen que Catalunya no tiene viabilidad como un estado independiente decirles que son muy libres de opinar así, pero creo que están equivocados. La población de Catalunya, su extensión, su PIB, es comparable a estados como, por ejemplo, Dinamarca, el cual no es precisamente un ejemplo de estado inviable.


Cuadro en el que se especifican las cifras de Catalunya

Personalmente preferiría seguir dentro de España, me siento tan catalán como español. Sin embargo me irritan los menosprecios hacía la lengua y la cultura catalana, el que desde el resto de España se nos vea como unos aprovechados que intentan sacar todo lo que pueden cuando es justamente lo contrario. También me irritan las posiciones de muchos nacionalistas catalanes que menosprecian a España, la lengua y la cultura de Castilla, una lengua y una cultura que esta extendida por la mayor parte del mundo. El castellano es, tras el inglés, el idioma más conocido del mundo.

Otra cosa que me indigna profundamente son los presuntos patriotas que se envuelven en la bandera española o la bandera catalana declarándose patriotas, muchos de ellos son sospechosos de corrupción, de haberse enriquecido a costa del pueblo aprovechando su cargo, por no hablar de los brutales recortes que han aplicado en salarios, prestaciones sociales y servicios públicos. Con sus soflamas patrióticas intentan que no pensemos en todos los desastres que están provocando.

Hasta hace pocos años el independentismo en Catalunya era un fenómeno minoritario, tal como reflejaban los resultados de las elecciones al Parlament de Catalunya en que Esquerra Republicana, el único partido realmente partidario de la independencia, cosechaba unos resultados bastante modestos. Sin embargo en estos últimos tiempos el independentismo ha crecido como la espuma, la brutal mutilación que sufrió el nuevo "Estatut d'Autonomía", la negativa al llamado "Pacto Fiscal", que es mucho menos de lo que tienen, por ejemplo, Vascos y Navarros, los menosprecios a la lengua y a la cultura catalanas, unidos a la crisis económica, han conseguido que personas que nunca habían sido nacionalistas, y menos aún independentistas, hayan llegado a la conclusión de que para estar en España tal como estamos ahora es mejor marcharnos. Y si el gobierno central sigue con su política de no hacer nada salvo amenazar, el número de partidarios de la independencia seguirá aumentando hasta el punto de que la independencia de Catalunya será inevitable. Ya empieza a calar esta idea en el resto de España, en Europa y en el resto del mundo.

Es posible que este artículo no agrade a muchos de mis compatriotas, tanto catalanes como españoles. Catalunya no luchó por su independencia en 1714, luchó por tener un rey que respetara las leyes y la realidad plurinacional de España. España no se formo como nación con los Reyes Católicos, eso fue una federación de diversas naciones, cada una con sus leyes, su parlamento, sus impuestos, incluso con una milicia propia. España no se formo como país hasta 1714, tras el "Decreto de Nueva Planta", incluso entonces la integración no fue completa, esta se hizo efectiva tras la división provincial de Javier de Burgos en noviembre de 1833, inspirada en los departamentos franceses.

Un historiador, aunque sea aficionado como es mi caso, debe intentar ser lo más objetivo posible. En muchas ocasiones, sobre todo cuando tiene que vivir las consecuencias de esa historia, es muy difícil que sea objetivo, yo lo intento.

Dejo unos enlaces interesantes.

Un muy buen artículo sobre la Guerra de Sucesión Española, tanto en España como en Europa y otros frentes.
Guerra de Sucesión Española, artículo

Un buen documental que nos narra la Guerra de Sucesión Española en su conjunto y sus repercusiones internacionales.
La Guerra de Sucesión Española, documental

Un muy buen artículo sobre la Guerra de Sucesión centrado en Catalunya.
La Guerra de Sucesión en Catalunya, artículo

Por último un documental sobre lo que significo esa guerra en Catalunya con el sitio, la caída de Barcelona y sus posteriores consecuencias. Tiene un cierto tono patriotero que no acaba de convencerme pero es el mejor que he encontrado sobre este tema.

2 comentarios:

  1. Gracias, Sergi. Soy de ciencias y me declaro ignorante en temas históricos. Pero de un tiempo a esta parte he querido buscar información acerca de este tema. La búsqueda de un pueblo de su cultura, su identidad, y también su fueros, solo se me hicieron evidentes tras escuchar en mi juventud la canción de Serrat: "Por las paredes (mil años hace)", algo que a todos los antifranquistas nos tocaba... Eran otros tiempos. No hubiera hecho falta llegar a esta situación, creo que sin retorno. Una pena... Sabes que trabajé para una multinacional con sede en tu ciudad, y guardo un recuerdo imborrable y grato de ella, de mis numerosas aunque breves estancias, de mis compañeros catalanes.
    Salutacions i sort,
    Manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manolo.

      Yo soy tanto de ciencias como de letras, mi dos principales interesases son la astronomía y la historia, seguidos del la literatura, la música, el cine, tengo una mente un tanto inquieta.

      Ya sabes lo que pienso del nacionalismo, tanto del catalán como del español, me considero catalán, español, europeo y ciudadano del mundo. He visto suficiente mundo como para que el ser catalán o español se me quede pequeño. Mi ideal sería un estado federal que abarcara todo el mundo.

      Sobre el tema concreto de la posible independencia de Catalunya todo se debe a la ceguera de ambos lados. Si el PP no hubiera interpuesto el recurso de inscontitucionalidad contra el estatut aprobado por la mayoría del pueblo catalán en referendúm, probablemente no habría pasado esto, por no contar la negativa al pacto fiscal que en el fondo es bastante menos de lo que tienen vascos y navarros, o los continuos menosprecios a la cultura y lengua catalana.

      Si encima tenemos la crisis económica no es de extrañar que la mayoría de los catalanes estén hartos y que muchos de ellos, aproximadamente la mitad, piensen que lo mejor es marcharse de España, y muchos son catalanes de segunda y tercera generación y incluso gente que solo hace unos años que viven en Catalunya.

      Me temo que esto se va a complicar cada vez más, especialmente si el señor Rajoy y conmpañía siguen golpeandonos con la constitución, una constitución que el partido que dio origen al PP, Alianza Popular, voto en contra o se abstuvo.

      Luego esta el gobierno catalán que se ha aprovechado de la escalada nacionalista para apuntarse al carro y así distraer la atención de otros temas como los recortes en sanidad y educación, algo que también esta haciendo el gobierno central.

      Saludos.

      Sergi.

      Eliminar