martes, 23 de septiembre de 2014

El increíble viaje de las Voyager

Las sondas Voyager, especialmente  la Voyager 2, son las sondas interplanetarias que han tenido un mayor rendimiento en la historia de la astronáutica



La Voyager 1 fue lanzada el 5 de septiembre de 1977 y la Voyager 2 el 20 de agosto de 1977. La primera visitaría Júpiter y Saturno, la segunda, además de estos dos planetas, visitaría Urano y Neptuno.



Al poco de alejarse de nuestro planeta la Voyager 1 nos regaló una espectacular vista del sistema Tierra - Luna.


La Voyager 1 realizó su máximo acercamiento a Júpiter el 5 de marzo de 1979 y la Voyager 2 el 9 de julio de 1979. A medida que se acercaban tomaron miles de espectaculares fotografías del planeta gigante. En ellas se veía como las diferentes bandas nubosas de Júpiter rotaban a velocidades diferentes. Esto es debido a que la elevada velocidad de rotación (unos 40.000 kn/h en el ecuador) de Júpiter es diferente según la latitud pues es un cuerpo gaseoso.



Las fotografías a color resultaron extraordinarias, colores rojos, amarillos, azules, verdes...toda la gama cromática está representada en este planeta.


Las fotografías más cercanas y especialmente las que muestran los detalles de la Gran Mancha Roja nos confirmaron la gran turbulencia de la atmósfera joviana, aparte de su gran belleza estética.


También realizaron magnificas fotografías de sus satélites, en algunas de ellas, tomadas a distancia, puede verse como transitan por delante del disco planetario.


La gran sorpresa vino con las fotografías tomadas de cerca, especialmente con Io, que se reveló como el cuerpo geologíacamente más activo del Sistema Solar, en algunas de ellas pueden verse volcanes en erupción.


También Europa resultó un satélite sorprendente, cubierto de una gruesa capa de hielo debajo de la cual se supone que puede haber un océano de agua líquida.




Tras la visita a Júpiter las Voyager 1 y 2 se dirigieron a Saturno, su máximo acercamiento al "señor de los anillos" se produjo el 12 de noviembre de 1980 y el 25 de agosto de 1981.



Los anillos revelaron una complejidad insospechada, los cuatro principales están subdivididos en miles de anillos.



El sistema de Saturno, con sus anillos, las llamadas "lunas pastoras" que mantienen los anillos en su posición y su numeroso cortejo de satélites es muy complejo.



También fotografiaron las principales lunas del planeta, la gran sorpresa fue Encélado. Esta pequeña luna, de menos de 500 km de diámetro, revelo una intensa actividad hidrotermal, algo insospechado dado su tamaño, es el astro del sistema solar más pequeño con actividad geológica. 



Dado su tamaño solo hay una explicación para los géisers que brotan de su polo sur, las fuerzas de marea provocadas por la excentricidad de su órbita debida a la resonancia 1:2 con otro satélite de Saturno, Dione. Por cada dos órbitas de Encelado Dione recorre una. Ello provoca que el núcleo rocoso de Encelado tenga una elevada temperatura que permite fundir el hielo. En esta imagen puede verse un esquema del posible interior de Encelado, bajo la capa de hielo solido un mar de agua líquida y un núcleo de roca.



Otro satélite extremadamente interesante es Titan, rodeado de una densa atmósfera compuesta principalmente de metano. Es el único satélite del Sistema Solar con una atmósfera densa.




Otro de los misterios del sistema de Saturno era la gran variación de brillo del satélite Japeto, en un lado de su órbita es seis veces más brillante que en el otro. Con las Voyager pudo comprobarse que la cara de avance del planeta esta recubierta de un material oscuro. La sonda Cassini descubrió un tenue anillo de partículas alrededor de Saturno que provisionalmente el nombre de anillo de Febe, pues parece estar constituido por partículas arrancadas de este satélite por colisiones y en cuyo borde interno se halla Japeto. Dado que Japeto siempre presenta el mismo hemisferio a Saturno, al igual que la Luna con la Tierra, la cara de avance siempre es la misma y precisamente esa es la más oscura, por lo que es muy probable que ese material oscuro provenga del anillo de Febe.



Al alejarse del planeta anillado nos regalaron una imagen del "Señor de los Anillos" nunca vista hasta entonces, Saturno en fase creciente.




La Voyager 1 continuó rumbo al espacio interestelar, actualmente se encuentra a unos 20.000 millones de km. de distancia del Sol, ningún objeto construido por el hombre ha llegado tan lejos.

La Voyager 2 se dirigió a Urano, su máximo acercamiento a este planeta se produjo el 24 de enero de 1986. Tras las espectaculares imágenes de Júpiter y Saturno este planeta resulto una decepción, prácticamente no se veían detalles.


Solo contrastando al máximo la imagen y empleando el falso color se podía distinguir un leve bandeado centrado en el polo sur.



Mas interesantes resultaron sus satélites, especialmente Miranda, con una superficie que no se parece a la de ningún otro satélite del Sistema Solar.



Se temía que Neptuno, también fuera un planeta sin detalles atmosféricos, pues al estar aún más alejado del Sol se suponía que aún sería menos activo que Urano, no fue así. Su atmósfera resultó ser casi tan activa como la de Júpiter.


Durante su máximo acercamiento al planeta, producido el 25 de agosto de 1989, pudo sacar fotografías detalladas de sus detalles atmosféricos, entre ellos una gran mancha oscura muy similar a la Gran Mancha Roja de Júpiter.


La principal luna de Neptuno, Tritón, también fue objeto de la atención de la Voyager 2, uno de los pocos satélites del Sistema Solar geológicamente activo, con géisers de nitrógeno líquido.



Tras la visita a Neptuno la Voyager 2 se dirigió, al igual que su gemela, al espació interestelar.

La Voyager 1 tomó, a 6000 millones de km de la Tierra, fotografías de nuestro planeta en que se ve lo que es en realidad, un pequeño punto perdido en la inmensidad del cosmos. Carl Sagan se  inspiro en estas fotografías para su gran obra "Un punto azul pálido".



Dejo unos enlaces en donde podréis ampliar información.

Un artículo sobre el increíble viaje de estás sondas, en el mismo también hay un muy buen vídeo interactivo que nos narra la gran aventura de las Voyager.
Voyager 1 y 2, artículo y vídeo

Un artículo en donde se habla del disco con sonidos y imágenes de nuestro planeta que llevaban las Voyager, en el también hay un excelente vídeo sobre las misiones Voyager.
Voyager 1 y 2, los sonidos y las imágenes de La Tierra

Un excelente, detallado y al mismo tiempo asequible artículo dedicado a las Voyager, en algunos momentos su tono es casi épico.
Las sondas Voyager, artículo

Un vídeo titulado "Voyager 1, al final de la frontera", dedicado a la salida de nuestro Sistema Solar de esta sonda.
Voyager 1, at the final frontier, vídeo

El capítulo nº 6 de la serie "Cosmos" del gran Carl Sagan titulado "Historias de viajeros" y dedicado a las Voyager.
Historias de viajeros

Las paginas dedicadas a las sondas Voyager del Jet Propulsion Laboratory.
Voyager 1
Voyager 2

Por último un magnifico libro sobre planetología, "Planetas", escrito por Francisco Anguita Virella y Gabriel Castilla Cañamero. Me lo recomendó un buen amigo del Foro Hubble, Patricio, conocido en el foro como Arbacia. Por desgracia murió hace unos meses, una perdida que lamentamos todos los amantes de la astronomía. Sirva este pequeño artículo como modesto homenaje a su memoria, descanse en paz entre las estrellas que tanto amó.
Planetas

6 comentarios:

  1. Esta misión, Sergi, fue especialmente ambiciosa desde su diseño, y continúa dándonos información valiosa. Difícilmente se dé otra con tanta amplitud de miras y con ese puntito tan romántico que llevaban, me refiero a la placa de salutación a posibles ET's, disco con sonidos, idiomas, músicas de este pequeño mundo que habitamos, hasta las ondas cerebrales de Ann Druyan, la que luego sería esposa de Carl Sagan:

    "Antes, en otra ocasión, había preguntado a Carl si uno de esos supuestos extraterrestres de dentro de 1.000 millones de años sería capaz de interpretar las ondas cerebrales del pensamiento de alguien. «¡Quién sabe! Mil millones de años es mucho, muchísimo tiempo. ¿Por qué no intentarlo, suponiendo que será posible?», fue su respuesta.

    Dos días después de aquella llamada telefónica que cambió nuestras vidas, fui a un laboratorio del hospital Bellevue, de Nueva York, y me conectaron a un ordenador que convertía en sonidos todos los datos de mi cerebro y de mi corazón. Durante una hora había repasado la información que deseaba transmitir. Empecé pensando en la historia de la Tierra y de la vida que alberga. Del mejor modo que pude intenté reflexionar sobre la historia de las ideas y de la organización social humana. Pensé en la situación en que se encontraba nuestra civilización y en la violencia y la pobreza que convierten este planeta en un infierno para tantos de sus habitantes. Hacia el final me permití una manifestación personal sobre lo que significaba enamorarse."

    Sin duda, eran otros tiempos...

    Saludos,

    Manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo sin palabras, me limito a compartir las tuyas. Expresan exactamente mis sentimientos.

      Un gran abrazo Manolo.

      Saludos.

      Sergi.

      Eliminar
    2. Un muy buen artículo retrospectivo de lo que significaron estos artilugios creados por el hombre. Y un gran recuerdo para el que fue nuestro compañero Patricio "Arbacia".
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Gracias Luis, si las Voyager nos permitieron viajar con nuestra mente a los planetas lejanos.

      Me pareció que este artículo era, de todos los que he escrito, el más apropiado para recordar a nuestro buen compañero y amigo Patricio, el siempre estaba viajando con su mente a otros mundos.

      Saludos.

      Sergi.

      Eliminar
  2. A ver si te parece interesante para añadir una foto más en tu blog:

    http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/71/PaleBlueDot.jpg/300px-PaleBlueDot.jpg

    Un punto azul pálido es una fotografía de la Tierra tomada por la sonda espacial Voyager 1 desde una distancia de 6 000 millones de kilómetros. La imagen muestra la Tierra como una mota o punto de luz casi imperceptible debido al fulgor del Sol. La foto fue tomada el 14 de febrero de 1990. En 2001 fue seleccionada por Space.com como una de las diez mejores fotos científicas espaciales de la historia. Carl Sagan tituló una de sus obras Un punto azul pálido inspirándose en esta fotografía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Brad, eres tu ¿verdad?, me parece una fotografía perfecta para el final de mi artículo. También he añadido este vídeo.

      https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=EFnJzyxd78o

      Saludos.

      Sergi.

      Eliminar