sábado, 8 de noviembre de 2014

Hernán Cortés y la conquista de México

El 8 de noviembre del año 1519, hoy hace 495 años, Hernán Cortés llego a la ciudad de Tenochtitlán, la capital del Imperio Azteca.


Vista de Tenochtitlán, una hermosa ciudad

Los españoles llegaron al nuevo mundo en 1492 y en la última década del siglo XV y en las primeras décadas del siglo XVI se dedicaron a conquistarlo. Estaban convencidos de que traían la civilización y la verdadera religión, en realidad, como ya os podéis imaginar, les movía principalmente la codicia, es algo que suele pasar en todas las guerras de conquista, aunque tampoco puede desdeñarse el afán evangelizador de muchos de ellos.

En la segunda década del siglo XVI Cuba era la principal posesión española en América, su gobernador Diego Velazquez encargo a Cortés una expedición al Yucatán, sin embargo desconfiaba de el. Cortés apresuro sus preparativos y con su elocuencia convenció a varios cientos de españoles para que se unieran a el. Partió de Cuba a principios de 1519 con una docena de naves y unos 600 hombres.


Retrato de Hernán Cortés

Llegaron a la isla de Cozumel y más tarde a Tabasco, en la costa del actual México. Allí derrotaron a los pobladores locales en la batalla de Centla.


La Batalla de Centla, pintura de la época

Tras esa victoria recibió un precioso regalo, una joven llamada Mallinali o Malinche, a la que los españoles bautizaron con el nombre de Marina, se convirtió primero en su interprete y luego en su amante. Os recomiendo la novela histórica "El regalo de Centla" de Carlos Laredo, una preciosa novela histórica, contada en primera persona por esa extraordinaria mujer que tuvo un papel fundamental en la conquista de México por los españoles.


Portada de la gran novela histórica "El regalo de Centla"

Cortés fundo en el lugar en donde había desembarcado una ciudad, Villa Rica de la Vera Cruz, la actual Veracruz, allí dejo una guarnición de aproximadamente un centenar de hombres. Con el resto de su ejercito, apenas quinientos hombres, se encaminó al interior de México, su amante "La Mallinche"  le fue de gran ayuda.


Doña Marina, "La Malinche", junto a Hernán Cortés haciendo de interprete

Antes de partir de Veracruz tuvo noticias de la existencia de un poderoso imperio, el Imperio Azteca, que dominaba la mayor parte del actual México central y meridional.


Mapa del Imperio Azteca

También supo de su capital Tenochtitlán, en medio de un lago, conectada por tierra con magnificas calzadas, una enorme y hermosa ciudad, mayor que cualquier ciudad europea de esa época y repleta de riquezas, el sueño de cualquier conquistador. Una ciudad situada en una meseta a 2000 metros de altura sobre el nivel del mar, rodeada de montañas de más de 5000 metros de altitud. Sin duda un magnifico espectáculo para los españoles que la contemplaron por primera vez desde el que más tarde se llamó "Paso de Cortés", a 4000 metros de altura, entre los volcanes Popocatéptl y Iztáccihualt. Ver esa gran ciudad casi a vista de pájaro, mucho más grande y hermosa que cualquier otra ciudad que hubieran contemplado, debió impresionarles.


Vista aérea de como podía ser Tenochtitlán, en medio del lago Texcoco

Los Aztecas, al igual que los Mayas y los Incas, tenían una civilización muy avanzada, en lo único que los españoles eran realmente superiores era en su tecnología, especialmente el armamento. Los españoles tenían armas de fuego: mosquetes y cañones, además llevaban espadas de acero  y armaduras de hierro prácticamente invulnerables a las armas de los aztecas


Cañones españoles disparando contra los indígenas, sin duda algo impresionante

Quienes piensan que los pobladores indígenas de América eran unos salvajes es evidente que conocen muy poco de historia. Tampoco debemos pensar que los aztecas eran unos ángeles, eran los dominadores de un imperio y los imperios no se crean con palabras amables y gestos cariñosos, se crean a sangre y fuego y el Imperio Azteca no era ninguna excepción, su poder se basaba en el sometimiento de los pueblos vecinos los cuales estaban hartos del dominio azteca que les imponía un triste tributo, jóvenes que sacrificaban a sus dioses arrancándoles el corazón.


Sacrificio de una joven a los dioses aztecas

No resulta sorprendente que Cortés consiguiera aliados indígenas muy pronto, estaban ansiosos de librarse del dominio azteca, naturalmente esos pueblos indígenas no consiguieron independizarse, pues pasaron a formar parte del Imperio Español. La historia esta llena de casos parecidos, uno de ellos la conquista de España por los romanos, supuestamente vinieron a librarnos de los cartagineses, en realidad fue sustituir un amo por otro, aunque a los romanos les costo cara la conquista de la Península Ibérica, tardaron casi dos siglos en completarla y a mediados del siglo II A.C, Hispania se convirtió en un verdadero Vietnam para los romanos, algo sobre lo que escribiré en otro momento.

Hernán Cortés decidió que esa ciudad sería un buen botín, algo que le permitiría volver a España convertido en un héroe y además con grandes riquezas. Le costo mucho convencer a su pequeño ejercito para que le siguiera. En un acto casi suicida, aunque en realidad muy bien meditado, decidió hundir sus barcos, era la única manera de que nadie pensará en volver atrás. Sin duda a Cortés no le faltaba valor.


Cortés hundiendo sus naves, tras eso la retirada era imposible

Con aproximadamente 500 soldados españoles y un millar de porteadores indígenas Cortés se encamino hacia Tenochtitlán. Antes de llegar se toparon con un poderoso pueblo, los tlaxcala, eran enemigos de los aztecas y Cortés pensó que podían ser unos buenos aliados. Por desgracia los tlaxcala no se fiaron de el, acababa de atravesar tierras pertenecientes a pueblos vasallos de los aztecas llevando además varios cientos de porteadores pertenecientes a esos pueblos y por tanto decidieron hacerle frente. Fue una batalla muy sangrienta en la que los españoles se impusieron gracias a su superior armamento, su disciplina y su liderazgo unificado. Tras la batalla Cortés hizo gala de sus dotes diplomáticas y convenció a los tlaxcala de que les convenía aliarse a el. Los tlaxcala le ofrecieron diez mil guerreros, Cortés rehúso pues en teoría iba en son de paz y presentarse en Tenochtitlán con un contingente tan numeroso sería interpretado como un acto hostil así que por el momento solo acepto a un millar de ellos como porteadores.


El ejercito de Cortés camino de Tenoxtitlán

Cortés y sus hombres se pusieron nuevamente en camino, llegaron a la ciudad de Cholula, aliada de los aztecas. Allí recibieron a los embajadores de Moctezuma cargados de presentes y palabras conciliadoras, pero secretamente planearon traicionarle y reunieron un numeroso ejercito. De nuevo la superioridad en armamento, disciplina y liderazgo de los españoles se impuso, la batalla fue una matanza y Cortés ejecuto a los embajadores por su traición.


Batalla de Cholula, más que una batalla una matanza.

Hernán Cortés y su pequeño ejercito atravesaron las montañas que rodaban la capital del Imperio Azteca por el que luego se llamó "Paso de Cortés" tal como he comentado antes. Descendieron hasta Tenochtitlán y el 8 de noviembre de 1519 fueron recibidos por Moctezuma, el emperador de los aztecas, que les invitó a su ciudad.

Encuentro de Hernán Cortés y Moctezuma a las puertas de Tenochtitlán, el 8 de noviembre de 1519

Fueron alojados en un magnifico palacio, el de Axayácalt,  padre de Moctezuma, allí, gracias a la ayuda de su interprete y amante, Doña Marina, "La Malinche", empezó a desplegar sus grandes dotes diplomáticas.


Hernán Cortés y su interprete y amante Malinche en el palacio de Axayácatalt

A los pocos días pudieron encontrar gran cantidad de oro tras derribar una pared del palacio en que estaban alojados, por supuesto eso espoleo su ambición. Sin embargo los aztecas no confiaban nada en sus "invitados", viendo el ambiente Cortés hizo prisionero a Moctezuma, un rehén para evitar problemas.


Cortés haciendo prisionero a Moctezuma

En ese momento le llegaron noticias de que una flota española, con un ejercito de un millar de hombres, acababa de desembarcar en la costa de México para detenerle por rebelde. Dejo en Tenochtitlán un centenar de soldados al mando de Pedro de Alvarado y con el resto de sus tropas, unos trescientos soldados partió para interceptar al ejercito que venía contra el. A pesar de su gran inferioridad numérica consiguió vencer con facilidad, un ataque nocturno y con lluvia torrencial. Su adversario, Pánfilo de Narváez, había demostrado que era un mediocre general, se confió en su superioridad numérica, desde entonces la palabra "pánfilo" se utiliza en lengua castellana para definir a una persona ingenua y corta de entendederas. Las desgracias de Narváez no acabaron aquí, quiso conquistar Florida y tras pasar muchas penalidades (deserciones, tormentas, etc.) murió en un naufragio, junto a la mayoría de sus hombres, cerca del delta del río Mississipi, sin duda nunca fue un hombre afortunado.


Placa en recuerdo de la partida de la expedición de Pánfilo Nárvaez a Florida

Cortés volvió a Tenochtitlán al frente de un reforzado ejercito. La ciudad estaba en pié de guerra pues el hombre al que había dejado al mando, Alvarado, no se distinguía precisamente por sus dotes diplomáticas y realizo una matanza entre los pobladores de la ciudad durante una de sus fiestas religiosas.


Retrato de Pedro de Alvarado

En el transcurso de una escaramuza y viendo que podía desembocar en otra matanza Cortés hizo salir a Moctezuma de su encarcelamiento para que intentará convencer a su pueblo de que había que poner paz, desgraciadamente los pobladores de Tenochtitlán no estaban para tonterías y agredieron a Moctezuma que murió de las heridas (y probablemente también de tristeza) poco más tarde. Sin duda Moctezuma intentó hacer lo mejor para su pueblo, era consciente de que se podía derrotar a los españoles pero que en el combate morirían miles de sus compatriotas. Su lugar fue ocupado por Cuauhtémoc que estaba convencido de que había que eliminar a esos molestos invitados.


Moctezuma intentando calmar a su pueblo

Los españoles, en vista de la imposibilidad de sostener su posición, decidieron retirarse una noche. Fue un desastre, atrapados en una de las calzadas que conectaban la ciudad situada en medio de un lago con tierra firme fueron masacrados, aproximadamente tres cuartas partes de los españoles murieron intentado la huida, la llamada "Noche Triste". Además perdieron la mayor parte del oro y el oro era básico, era lo que les permitiría volver a España como héroes en lugar de volver como traidores.


La "Noche Triste", los conquistadores españoles intentando huir de Tenochtitlán

Cortés se retiro buscando el apoyo de los pobladores indígenas sometidos a los aztecas que estaban deseando liberarse. Durante la retirada tuvo que enfrentarse a un ejercito azteca en la batalla de Otumba, consiguió vencerlo a pesar de su gran inferioridad numérica, unos pocos cientos de españoles contra decenas de  miles de aztecas y aliados.


La Batalla de Otumba, un milagro para los conquistadores españoles

Tras esa batalla se encamino hacia Tlaxcala en donde reorganizo su ejercito con el apoyo de 10.000 guerreros tlaxcalas y refuerzos procedentes principalmente de Cuba. Volvió a Tenochtitlán con la intención de apoderarse de ella. Dado que la posición de la ciudad, en medio de un lago con solo cuatro estrechas calzadas como acceso era prácticamente inexpugnable, decidió que había que construir una flota de barcos que apoyaran al ejercito en su avance por las calzadas, en unas pocas semanas se construyeron 13 naves lo bastante grandes como para transportar a un par de docenas de soldados y un cañón.


Maqueta de uno de los barcos que utilizó Cortés en el asedio de Tecnochtitlán

Cortés decidió bloquear con sus tropas tres de las calzadas, dejando una de ellas libre para que los pobladores de la ciudad pudieran huir. Es una buena táctica dejar una vía de retirada al enemigo, de lo contrario luchará hasta la muerte y eso elevará el número de perdidas en nuestro ejercito, aparte de que eso conlleva la destrucción de la ciudad asediada, algo que Cortés quería evitar.

Desgraciadamente los pobladores de Tenochtitlán se defendieron con uñas y dientes, al final Cortés decidió cortar esa vía de retirada y sitiar la ciudad por completo para que el hambre y las enfermedades convencieran a sus pobladores que no tenían más remedio que rendirse.

Tras dos meses y medio de asedio Tenochtitlán cayo, fue el 13 de agosto de 1521 y Cortés entro en la ciudad, la lucha fue feroz, calle por calle y casa por casa, quedando la ciudad casi en ruinas. Es el destino habitual de las ciudades sometidas a un asedio, quedar completamente destruidas y la mayor parte de sus habitantes muertos, tal fue el destino de Cartago en la III Guerra Púnica.


Conquista de Tenoxticlán 

Tras esa gran victoria Hernán Cortés se convirtió en el gobernador de "Nueva España", el actual México. Siguió estando muy unido a su amante "La Malinche", se instaló con ella en el palacio de Coyoacán a orillas del lago Texcoco, se preocupo por ella y su hijo Martín Cortés heredó lo mejor de los dos, convirtiéndose en un noble. Sin duda hubo un gran amor y una gran pasión entre Hernán Cortés y Malinche. Cortés no se casó con Malinche por motivos políticos, necesitaba una alianza matrimonial con un gran noble español que le fuera de ayuda para cimentar su poder, su ambición pudo más que su corazón, sin embargo nunca dejo de estar atento a su verdadero amor.


Una imagen romántica de Cortés y Malinche

En el lugar de la antigua Tenochtitlán se alza hoy día la moderna ciudad de México. Curiosamente en esta ciudad no hay ninguna estatua de Hernán Cortés, muy significativo ¿verdad?, aunque su tumba esta en Ciudad de México, en el Hospital de Jesús.


Interior del Hospital de Jesús de Ciudad de México, lugar en donde reposa Hernán Cortés

En la pequeña ciudad de Medellín, Extremadura, el municipio natal de Hernán Cortés, hay una estatua de este gran conquistador, sin duda se sienten muy orgullosos de su gran héroe. Tienen razones para ello, Cortés fue un personaje singular: valeroso, inteligente y, como persona dotada de una gran cultura y educación, nada racista, su historia de amor con Doña Marina, "la Mallinche", lo demuestra.


Estatua de Hernán Cortés en Medellín, España

Dejo unos cuantos enlaces, quizás haya demasiados, por tanto os recomiendo especialmente tres de ellos: el docudrama de la BBC sobre la conquista de México por Hernán Cortes, la novela histórica de Carlos Laredo "El regalo de Centla". Por último una muy interesante conferencia dedicada a la conquista de América por los españoles. Es difícil formarse una opinión sobre Hernán Cortés: ¿héroe o criminal?. Como en todos los grandes personajes de la historia hay rasgos de ambas tendencias. Los historiadores narran, si ello es posible, hechos objetivos y que cada cual pueda formar su opinión en base a esos hechos, es lo que he intentado hacer en este artículo.

Aquí están todos los enlaces de artículos y documentales que he encontrado interesantes.

Una buena biografía de Hernán Cortés.
Hernán Cortés, biografía

Un muy interesante documental sobre la conquista de México por Hernán Cortés.
Hernán Cortés y los aztecas

Un buen artículo sobre la conquista de México.
La conquista de México, artículo

Otro buen artículo con la secuencia cronológica de la exploración y conquista de México.
Cronología de la conquista de México, artículo

Otro artículo en el que se narra la conquista de Tenoxtitlán.
Conquista de Tenoxtitlán, artículo

Un magnifico documental, en realidad un docudrama, en donde se narra esta historia, esta dividido en tres partes. Vale realmente la pena verlo, la ambientación es magnifica, los actores hacen muy bien su trabajo. Al principio de cada una de las partes hay anuncios publicitarios, pero eso es un pequeño inconveniente comparado con lo que nos aporta este magnifico docudrama, uno de los mejores que he visto, por otro lado podemos evitar los anuncios a los cinco segundos pulsando la "X" que hay en el angulo superior derecho. Lo vi por primera vez en "Cronos" un espacio del canal de la televisión de Catalunya dedicado a la historia y me pareció muy interesante y, con algunos matices, bastante objetivo, por ello lo comparto con vosotros. Dejo el enlace a la pagina en donde hay las tres partes del docudrama y a continuación los enlaces directos a cada una de ellas.
Hernán Cortés y la conquista de México, docudrama
Conquista de México, 1ª parte
Conquista de México, 2ª parte
Conquista de México, 3ª parte

La magnífica novela histórica "El regalo de Centla" de Carlos Laredo. La preciosa historia de Doña Marina, "La Malinche", la interprete y amante de Hernán Cortés. Fue un personaje fundamental por su gran inteligencia, una mujer extraordinaria que se hizo sobradamente merecedora del amor de un hombre singular.
El regalo de Centla, novela histórica

Una interesante película mexicana sobre la conquista y primeros años de la colonización de México. Recordad que es una película, y por tanto es difícil que sea objetiva.
La otra conquista, película

Un buen artículo sobre la conquista y colonización de México.
Conquista y colonización de México

Un excelente artículo, en formato PDF, sobre la historia de México, desde las culturas precolombinas hasta la actualidad. Este artículo me lo paso una buena amiga de México, Kathya, la cual me ha sido de gran ayuda para escribir mi artículo. Es una mujer muy atractiva: bella, inteligente y culta ¿que más se puede pedir?.
Historia de México, artículo

Por último una muy interesante conferencia dedicada a la conquista de América, más de uno, conocedor de la llamada "leyenda negra" de la conquista, se va a llevar una sorpresa.
La conquista de América, conferencia

2 comentarios:

  1. Hola Sergi, un magnífico artículo como todos los que realizas, pero quisiera puntualizar que la estatua ecuestre de trujillo pertenece a la figura de Pizarro, conquistador del imperio Inca, que comprendía lo que hoy sería norte de chile, bolivia, ecuador y sobre todo Perú. Que al igual que su paisano Cortés conquistó un imperio con apenas doscientos hombres algunos caballos, una mala leche tremenda y un hambre atroz....amén de la ayudita de algunos virus como la gripe y la viruela, lo que no desmerece en nada tan grande hazaña.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la puntualización, acabo de corregirlo poniendo una fotografía de la estatua de Cortés en Medellín, Extremadura.

      Francisco Pizarro fue otro héroe, desde luego había que tener mucho valor para hacer lo que hizo, al igual que Hernán Cortés.

      Saludos.

      Sergi.

      Eliminar